Reglas idílicas VS un juego real

La nueva carta política de 1991  entra  a regir el juego por la necesidad de cambiar el contexto  de violencia e incertidumbre que afrontaba el país. Al igual que todo el marco normativo de la filosofía política y jurídica nacional, los  protagonistas del juego  (ciudadanos)  estaban en una coyuntura de crisis. Las debilidades de la partida eran de toda índole y se empieza este utópico proyecto de reforma normativa basado en un nuevo programa anti-formalista, progresista, con garantías, que consagra los derechos fundamentales y estructura la democracia participativa de este nuevo Estado de derecho.  Sin embargo, las nuevas normas del juego quedaron en simple retórica y discurso político, limitando la eficacia del proyecto de manera tajante incluso 18 años después de haber empezada la nueva partida.

En primer lugar,  aún después de 18 años de haber sido implementada, la situación actual del desplazamiento demuestra la debilidad fáctica de la Constitución.  Los derechos fundamentales de poblaciones enteras se siguen viendo vulnerados e irrespetados. Cada día aumenta la población afectada  y las condiciones en los lugares de llegada son cada vez  más inhumanas, generando prejuicios a  comunidades enteras de forma sistematizada.

La población desplazada lleva décadas  en esta situación  de abandono  y en la actualidad sigue a su merced a pesar de estrategias como el Consejo Nacional para la Atención a la Población Desplazada,  el Conpes 2924, (que crea el Sistema Nacional de Atención Integral Desplazada por la Violencia) la ley 387 y la sentencia de la Corte Constitucional T – 025 (Rodríguez Garavito, 2010).

De igual importancia,  no existen ni si quiera estadísticas claras ni una clasificación formal de esta población vulnerada, de hecho, el que clasifica y contabiliza los desplazados es el mismo que generó  las políticas y programas de protección, poniendo en duda la legitimidad de cualquier resultado (Rodríguez Garavito, 2010). En definitiva, es muy diferente tener reglas de juego utópicas a tener reglas eficaces.                                         

En segundo lugar, la actual emergencia social demuestra una vez más la inestabilidad de las reglas del juego.  El país entero está en chance, a pesar de haber determinado la emergencia social para buscar  recursos para el sector salud, se generó una crisis y controversia  aún mayor.  Por un lado, el decreto 128 quiere cambiar el nombre a los servicios que son no  POS por el de “prestaciones excepcionales en salud” y que ahora sean  de prestaciones extraordinarios con  autorización del comité técnico (el mismo que creó la norma).  Se determinó  que los pacientes que no tengan capacidad económica, paguen  los  servicio médicos extraordinarios  con sus cesantías, los ahorros pensionales e incluso con préstamos bancarios y finalmente, para los pacientes que definitivamente  necesiten de recursos, está el  fondo específico (Fonprés). Es decir, los controversiales decretos, reforman la Ley 100 y limitan a los pacientes  la  vía  de la tutela, poniendo la salud de los ciudadanos una vez más en juego.  (Redacción salud, 2010)

En conclusión, al igual que en el Monopolio, las reglas del juego son la base para el desenlace, justicia y eficacia de la partida nacional. Colombia en 1991 estaba implementando las nuevas reglas  basadas en la anhelada paz, la protección de la vida y los derechos fundamentales.  Sin embargo, como se explica en el libro ¿Justicia para todos?, las reglas pueden ser simplemente retórica,  limitando la conexión real de la constitución y el progreso social,  situación que estamos viviendo en la actualidad en el país.  Por consiguiente,  las reglas y objetivos de la nueva carta política  no se están basando  realmente en características del  constitucionalismo aspiracional que necesitamos, basado en la efectividad fáctica, y no sólo jurídica de las normas. (García Villegas, 2006) Como explica Antonio Caballero, “lo constitucional y los real carecen por completo de efectos prácticos sobre la realidad”. (Caballero, 1993)

Bibliografía .

Caballero, Antonio 1993. “Lo constitucional y lo real”, revista Cambio 16 artículo periodístico sobre referendo y reelección.

García Villegas , Mauricio. 2006  “El derecho como esperanza: constitucionalismo y cambio social en América Latina, con algunas ilustraciones a partir de Colombia”, Uprimmy, R. C. Rodríguez Garavito y M. García Villegas, ¿Justicia para todos?  Sistema judicial, derechos sociales y democracia en Colombia. Bogotá, Norma, pp 201-234.

Redacción salud, 2010.  Emergencia Social prácticamente elimina servicios que están fuera de los planes de salud (POS). El tiempo virtual . Consultado 2010-02-09. Encontrado en: http://www.eltiempo.com/colombia/politica/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-7019270.html.

Rodríguez Garavito, César  &   Rodríguez Franco, D. “El desplazamiento forzado y la intervención de la Corte Constitucional.” (1995-2009). En: Mas allá del desplazamientos. pp. 15-35.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: