El jugador intermitente

SE QUE ESTÁ HACIENDO TRAMPA, Y NO PUEDO HACER NADA PARA EVITARLO, ¡AYUDA!

 Colombia

Que el juego tenga unas reglas definidas no significa que estas no puedan romperse. Tampoco podemos contar siempre con la certeza de que algún jugador de hecho las ha roto, aun cuando tenemos claras sospechas de ello. La tarea resulta más difícil cuando el sospechoso es poderoso y esta cerca de ganar el juego, y el que sospecha es un jugador que en el desarrollo del juego o de la historia se ha quedado rezagado o solo posee unas cuantas parcelas. ¿Es posible que el pequeño controle al grande?

 

 

Lo mas sensato y lo mas sano para el juego seria que entrara un nuevo jugador con tanto o mas poder que el sospechoso, un jugador imparcial que recorra el plano del juego pero que no tenga acciones en este para evitar la parcialidad. Es lo que podríamos llamar un jugador intermitente que va de mesa en mesa supervisando el buen desarrollo de todos los juegos, el mismo jugador que evita que jugadores de una mesa se roben el dinero de otras o agredan a los jugadores vecinos entre otros. y quiero señalar que no me refiero a una aliado, pues es importante entender que aun cuando tengamos las mas fuertes creencias de que nos están engañando podríamos cometer una injusticia si juzgamos al sospechoso sin tener una confirmación objetiva de lo que realmente esta sucediendo.

 

Es en este marco que haremos una versión breve de los hechos a relatar, pues acá lo que nos interesa no es determinar la culpabilidad o inocencia del sospechoso sino poner en evidencia el juego jurídico que se gesta en el plano nacional; la interacción de distintas esferas en un mismo plano, distintos jugadores.

 


En los últimos días, durante un ataque al bloque noroccidental de las FARC, resultaron heridos por el ejército nacional dos indígenas y su bebé. El siniestro, según las fuentes oficiales fue por causa de un error en el bombardeo al grupo insurgente. Sin embargo, a pesar de que el ejercito afirma que el ataque a los indígenas se debió a un error militar, las autoridades indígenas alegan que esta versión de los hechos no es totalmente creíble bajo el argumento de que ya en el pasado se han presentado presiones por parte de las autoridades estatales para con los indígenas de la comunidad Embera Katio (a la que pertenecen los heridos) que han resultado en desplazamiento de los miembros de dicha comunidad. Toda esta situación ha resultado en que los líderes indígenas se han resuelto a llamar a la ONU para que establezca la realidad de la presencia militar en una zona indígena.

 

Nota: Estos son a consideración nuestra los hechos necesarios para esta nota, las fuentes de esta información están ya colgadas en la entrada anterior, que, para no sobrecargar al lector pero tampoco dejarlo con una única versión, han sido tomadas de diarios diferentes.

 

 

 

Podemos estar frente a un caso de auténtico pluralismo jurídico donde hay mas de un sistema jurídico, en este caso tres, intentando operar en un mismo territorio en un mismo momento. Las conclusiones se sacaran con el pasar de los días pues la situación es bastante reciente, y no podemos decir que sucederá a ciencia cierta, ¿se manifestaran los indígenas en una desobediencia civil o algo parecido? ¿la rama judicial del estado colombiano tomara el caso para resolverlo? ¿sera el estado colombiano el que reprima, ya con indemnizaciones o con presiones, tales acusaciones? O ¿entrará la ONU a mediar en la contienda?

 

 

A pesar de la infinidad de posibilidades y de caminos en los que se puede desarrollar el problema, creemos que hay algo que se puede rescatar de la anterior muestra y a partir de la analogía presentada. Y es que aun cuando estos problemas se desarrollen en un ámbito jurídico y aun cuando el caso mencionado sea una manifestación del pluralismo jurídico, es difícilmente discutible que estas relaciones entre esferas o comunidades jurídicas, en realidad, se están desarrollando en gran medida en términos o en función de relaciones de poder entre las partes, es decir, relaciones de hecho y no de derecho, pues el desarrollo de la contienda estará determinado las disposiciones de quien logre imponer su criterio y eventualmente, su juicio.

 

Daniel Pardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: